DISEÑO Y CONSTRUCCIÓN

Los escapistas piden experiencias cada vez más inmersivas. Ya no basta con ofrecerles pruebas originales, sino que desean sumergirse en una aventura lo más real posible. Demandan que haya personajes que te saquen totalmente de la realidad, que te introduzcan en la historia desde el comienzo, que sucedan cosas emocionantes y, por supuesto, que las pruebas estén bien integradas tanto en la historia como en el decorado.

Ya no es suficiente que tengamos candados de todo tipo. Ahora, lo que ha irrumpido con fuerza en el mundo escapista es que haya automatismos, es decir, que se vayan abriendo cajones, compuertas o accesos secretos, cuando los jugadores realicen alguna acción concreta. Eso es algo que siempre les roba un ¡wow!

Por supuesto, es necesario que todos esos automatismos y efectos estén integrados en el decorado, de forma que no sean detectados antes de tiempo. De lo contrario, el factor sorpresa no funcionaría. Y esos decorados han de ser lo más realistas posibles pero, sobre todo, deben tener la capacidad de transportarte a otra realidad y no solo con sus formas y texturas, sino con una iluminación acorde con la época en que se desarrolla la historia y que sea capaz de transmitir la emoción necesaria. Para generar en los jugadores la sensación de misterio o inquietud, es fundamental tener en cuenta el modo en que una estancia está iluminada.

Nosotros llevamos más de 25 años diseñando y construyendo decorados y atrezo, especialmente para espectáculos de terror, aunque también hemos recibido encargos de otro tipo de escenografías para grupos de teatro.

Desde 2016 nos hemos especializado en el diseño y construcción de juegos de escape room, entre los que se encuentran: “La Maldición de las 6 Calaveras”, “El Secreto de la Quinta del Sordo”, “Operación Antídoto”, “El Legado del Obispo”, “La Caja Hexagonal”, “El Viaje Secreto”, “El Laboratorio”, “La Criba” y nuestra obra más aclamada, “¿Qué le sucedió al Padre Perea?”, que actualmente puedes visitar en nuestras instalaciones.

PEDIR UNA RESERVA